San Mamés

San MamésDe repente un enorme incendio en en campo de San Mamés. Treinta y cinco mil bilbainos de rodillas rogándole al santo:

– “¡San Mamés, San Mamés, por favor, que lleguen pronto los bomberos!”

Y se aparece San Mamés y les dice:

– “Los bomberos no podrán llegar a tiempo. Hay mucho atasco en la ciudad y no llegarán”.

– “¡San Mamés, San Mamés ,por favor, entonces qué hacemos… Ayúdanos!”

– “Mirad, la única solución es que os tiréis todos encima del fuego. Así se consumirá el oxígeno y se apagará”.

Así pues, los treinta y cinco mil bilbainos se tiran al fuego y claro, el incendio se apaga, pero ellos mueren chamuscados. Llegan los treinta y cinco mil al cielo, llaman a la puerta y aparece San Pedro:

– “Pero, por todos los santos. ¿qué os ha pasado? Treinta y cinco mil bilbainos y todos chamuscados….”

– “Pues mira San Pedro. Hubo un fuego enorme y San Mamés nos dijo que para apagarlo teníamos que tirarnos encima, y así lo hicimos. Y mira como hemos quedado. ¡Dónde está ese San Mamés, dónde está…!

– “Pero, ¡si no existe ningún San Mamés!”

– “¡Cómo que no! – dicen los treinta y cinco mil – nosotros hablamos con él”.

– “Pues aquí en el Cielo, os aseguro que no existe ningún San Mamés”.

San Pedro llama a todos los santos y los pone en fila para hacer una rueda de reconocimiento.

– “Mirad a todos estos santos y decidme cuál de ellos os dijo que era San Mamés”.

Los treinta y cinco mil empiezan a mirar y por fin ven a uno:

– “¡Éste es, éste es!”

San Pedro se acerca a él y dándole unas palmaditas en la espalda le dice:

– “¡San Sebastián, ésta vez te has pasado!”

 

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies