La china del zapato

El club del pintxo – La china del zapato

Hay un pequeño ser que todos conocemos y al que no damos gran importancia. No siempre está ahí, pero cuando aparece, la reconocemos enseguida. Os hablo de la china del zapato.

No se sabe cómo, ni gracias a que tipo de artimañas o artes oscuras, pero de vez en cuando y de repente, ahí aparece. Vas andando tranquilamente por la calle y zas! ya la tienes en el zapato. Y como molesta la joía. Si vas con zapato cerrado, nada, toca parar y descalzarte. Pero si vas con chancletas… piensas «igual que ha entrado tendrá que salir». Y ahí comienza el duelo. Empiezas a hacer a hacer una serie de gestos raros. Primero la tienes en el talón; zas zas ya está en el medio… Tiki-tiki ya esta adelante… mierg, ha vuelto al medio… trastras y fuera! Y lo bien que te sientes ante tu hazaña. Ays, hoy ya puedo dormirme tranquilo.

Pero no creas que has vencido a la china, no. La has echado y su venganza será terrible. Ella volverá y volverá por mucho que la eches. Ella siempre vuelve. Es la maldición de la china. Porque por si no la sabíais, la china del zapato es una única. Va recorriendo el mundo de zapato en zapato. Por eso no encontrarás a dos personas a la vez con la china. Primero la tendrá uno y luego pasará a otro. Porque otro gran secreto de la china es que nunca ha tocado el suelo. La muy … siempre está en algún zapato. La china viajera la llaman algunos. O la china eterna, porque lleva toda la vida viajando. No se recuerda una época sin que nadie tuviera la china en el zapato.

En fin queridos amigüetes, una pequeña historia sobre una de las pequeñas cosas que nos rodean por el mundo.

Sed buenos.

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies